Teresa Llinás

Las 6 claves (y algún tip) que has de conocer para dejar atrás la ansiedad

 

¿Tienes absoluto terror a las arañas? ¿te sientes completamente bloqueado a la hora de ponerte al volante? O quizás te da un escalofrío solo de pensar en sumergir tu cabeza bajo el agua?

Quizás lo tuyo sea no poder dejar de darle mil vueltas a un mismo pensamiento anticipatorio que ronda en tu cabeza hora tras hora durante todo el día. Siempre preocupado por el …y si?

El caso es que sufrir ansiedad es más normal de lo que crees. Se estima que el 20% de la población padece en mayor o menor grado algún trastorno de ansiedad. Y que un 5% de las personas sufren alguna fobia.

Esto arroja unas cifras increíbles, una de cada 20 personas a tu alrededor son personas con un terror irracional a algún objeto o situación, ¿te imaginas?

La ansiedad es una condición que te limita a la hora de vivir la vida como quieres, y aunque a priori parezca imposible, hay razones completamente lógicas detrás. Por más que pueda parecer una condición destructiva, el el modo en el que tu cerebro te mantiene seguro.

En tiempos primitivos, si un hombre se encontraba con un león, entraba en modo FFF (fight, fly or freeze, en inglés) Esto significaba que su cerebro preparaba al cuerpo para entrar en un modo que le permitiera luchar, salir corriendo o quedarse congelado.

En la era moderna, la respuesta cerebral se ha sobredimensionado y ofrece las mismas opciones ante estímulos que no revisten en sí mismos ningún tipo de peligro para nuestra supervivencia, tales como pagar una factura, enfrentarte a unas vacaciones con la familia política o presentarte a un examen.

Cuando te planteas tratar tu ansiedad con la ayuda de un especialista, realizaréis juntos un trabajo previo de investigación, en el que lo primero será valorar las cosas obvias, tales cómo “¿Cuántos estimulantes, en forma de comida o bebida introduces en tu cuerpo cada día?”

Si eres de las personas que toman cinco tazas de café al día, podrías haber dado con la causa de tu estado ansioso.

El tipo de preguntas que te haces a tí mismo son lo más importante a la hora de identificar patrones y poder cambiarlos.

6 CLAVES PARA REDUCIR TU ANSIEDAD.

1.¿Cuándo?

Muy a menudo, la ansiedad tiene su origen en el pasado, posiblemente en la infancia, en un momento en el que te sentiste inseguro.Cuando haces un ejercicio de introspección, e identificas estos disparadores emocionales, has logrado dar el primer gran paso para la superación de tu fobia o ansiedad.

La comprensión del problema constituye un gran porcentaje de la superación del mismo.

2. ¿Dónde?

En qué situaciones o ante qué estímulos te tienes que encontrar para comenzar a sentir

ansiedad?

Es muy recomendable escribir un “diario de ansiedad” de forma temporal, para tener

perfectamente identificado y documentados los momentos del día en que la ansiedad tiene su pico más alto y cuándo disminuye. Esto te ayudará a establecer relaciones entre eventos y

disparadores y a establecer pautas que se repiten en tu día a día.

3. ¿Qué?

Pregúntate a ti mismo cuáles son los pensamientos que te llevan a sentir ansiedad.

¿Qué tiene que suceder para que esta ansiedad aparezca?

Específicamente, ¿qué es lo que estás prediciendo en tu mente que podría pasar?

¿Qué probabilidades reales hay de que suceda lo que tu mente anticipa?

¿Cuáles son las evidencias a favor y en contra de que eso suceda? Por ejemplo, en el caso

de una madre que siente terror de dejar ir a sus hijos a las colonias de verano por temor a

que algo suceda. La evidencia a favor sería que cada año sale a la luz alguna noticia de un

accidente en una casa de colonias; sin embargo, 200,000 niños asisten cada año a las

mismas, y los accidentes no suceden más que en un porcentaje ínfimo de las ocasiones.

4. ¿Cómo?

La ansiedad no es algo que se coja como un resfriado, es algo que tienes que ir haciendo,

y todo a nivel inconsciente.

Tienes que pensar, sentir, respirar, vivir todo este miedo anticipatorio y además mantener

ciertas imágenes en tu mente (por ejemplo, “todo va a ir mal”) para desarrollar un

trastorno de ansiedad.

La buena noticia es que cambiando cualquiera de estos patrones, puedes cambiar cómo te

sientes.

5. Cambia cómo te sientes.

Vamos con un pequeño ejercicio de psicoterapia avanzada que yo utilizo en mi consulta y

que resulta muy revelador para entender cómo funciona la mente inconsciente.

¿Qué sientes cuando estás ansioso? ¿Dónde lo sientes? ¿Cómo de intenso es?

Ahora cambia la sensación; trata de ser consciente de como ésta se mueve por tu cuerpo.

Saca la sensación fuera de tu cuerpo y haz que gire delante de tí como si fuera una rueda.

¿De qué color es? Dí lo primero que te venga a la mente. Ahora ponla del color que te

transmita más calma.

Ahora cambia la dirección en la que gira la rueda. Vuelve a meterla dentro de tu cuerpo, y

hazla girar más y más rápido hasta que desaparezca.

Nuestra mente inconsciente trabaja mediante imágenes y sensaciones. Cambiando estas,

podemos cambiar el modo en el que nos sentimos.

6.Cambia tu futuro.

Como ves, el proceso de superación de un trastorno de ansiedad o una fobia puede

resultar muy enriquecedor, y un gran ejercicio de autoconocimiento.

Es muy importante contar con la ayuda de un buen profesional que te acompañe en este

camino, pero te aseguro que si sigues los pasos que te he mostrado, estarás en el camino

correcto para conquistar la tranquilidad que mereces para tu vida.

Y, por último, recuerda que

el 99% de las cosas negativas que nos preocupan generalmente nunca ocurrirán,

(esto siempre me ayuda cuando me siento ansiosa)

Si te ha gustado, comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres conocer el nivel de tu fobia?

Haz este sencillo test y descubre cómo

¿Quieres conocer las últimas novedades sobre las fobias y la ansiedad?

WhatsApp chat