Teresa Llinás

¿Tú también eres de los que odia la navidad?

Dos de cada cinco españoles declara odiar la Navidad.

Si tú eres uno de ellos has de saber que sufres, en mayor o menor grado, lo que se llama festivalisofobia, o fobia a la Navidad.

La navidad es la época del año, junto a las vacaciones de verano, en la que se produce un repunte importante en todo tipo de trastornos mentales, tales como ansiedad, depresión, fobias…

 

 

También es la época en la que más suicidios se producen, aunque es extraño encontrar esta información en los medios.

Cada año se producen en España más de 3500 suicidios, casi 1500 de estos se producen en estas fechas.

¿ Por qué unos días que, se supone, son días de alegría, de reencuentro, de concordia y felicidad se convierten en días que cada vez más personas quisieran borrar del mapa?

 

Seguro que habéis oído la frase:

“Ojalá pudiera irme a dormir hoy y no despertar hasta el día 7 por la mañana”

Quizás seas tú mismo quien la dice.

Sin embargo, ¿qué lleva a alguien a pensar así?

Por un lado, está lo obvio. Da la impresión de que todo el mundo alrededor está feliz y disfruta de una existencia plena, una familia perfecta y una gran mesa repleta de viandas al lado de un árbol de Navidad bajo el cual se amontonan un montón de regalos (cuando no es así en la mayoría de los casos)

Cuando alcanzamos cierta edad, es inevitable que cada año haya más sillas vacías. Y tendemos a recordar aquellos años felices en los que no faltaba nadie… o eso creíamos, puesto que, por ley de vida, nuestros mayores sentirían lo mismo, añorando al que ya no estaba.

Intentemos pues recordar con alegría a los que faltan y volquémonos en preservar la alegría de los más pequeños, así como hicieron ellos con nosotros.

Papa Noel con guantes de boxeo

La Navidad, por sus largos días de fiesta, rompe la rutina con la que muchas veces, intentamos enmascarar nuestro malestar emocional. El día a día, lleno de cosas por hacer, nos sirve para no tenernos que enfrentar a nuestra verdadera realidad.

Y llegados estos días, todo contribuye a ponerse frente a nosotros como un espejo implacable.

 

Quizás no te gusta la vida que llevas, o no soportas a tu pareja, o a su familia. A lo mejor a quien no aguantas es a la persona que tienes frente al espejo y esa oleada de pseudoamor, cava y espumillón que te inunda te obliga a ser consciente de ello.

Como has podido leer en las primeras líneas, no estás solo ni mucho menos.

Volviendo a las cifras del principio, voy a dar otro dato que resulta inquietante:

 

“Una de las mayores causas de atención en las Urgencias de los hospitales la noche del 24 de diciembre son los ataques de ansiedad”

Puede ser que sientas ansiedad por lo que se te viene encima estos días. Quizás tengas que relacionarte con personas que no son de tu agrado (cenas de empresa, familia política… ), quizás lo que te agobia son los mil preparativos para que todo salga perfecto, o incluso el desmesurado consumismo que nos rodea y que nos dice que si no tenemos un montón de regalos y cosas para comprar no podemos ser felices.

¿Qué podemos hacer para sobrellevar mejor estos días?

La ansiedad siempre tiene su origen en la falta de coherencia en nuestra vida. Aparece porque no vivimos como querríamos, porque estamos aquí cuando querríamos estar allá.

En mi consulta siempre hago la siguiente pregunta:

“¿Cómo pasarías el día de mañana si en 24 horas se fuera a acabar el mundo y sólo lo supieras tú?”

Lamentablemente, no podemos dar la bienvenida a lo que sea que tiene que venir si estamos continuamente enfocados en revivir una y otra vez tiempos que no volverán.

Y vuelvo a recordar la escandalosa cifra de suicidios durante estos días.

Personas que no han podido soportarlo más y han decidido poner fin a sus días. Personas que no han visto que hubiera algo de luz más allá.

Ojalá (en recuerdo a todos aquellos que, por una u otra causa ya no están), cambiemos nuestros propósitos para este año nuevo que vamos a estrenar. Que estos dejen de ser «aprender inglés» o «perder esos kilos de más», y se conviertan en «vivir con coherencia», alejándonos de aquello que no nos hace felices o cambiándolo si tenemos la oportunidad.

Hemos venido aquí a ser felices, y ese es el verdadero sentido de la Navidad.

Felices fiestas a todos, y que el nuevo año nos traiga menos miedo y más felicidad.

Teresa Llinás

Si te ha gustado, comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una respuesta

  1. MUY CIERTO TERESA, GRACIAS POR HACERME VER MEJOR LA REALIDAD DE LA NAVIDAD Y VERLA DESDE OTRO PUNTO DE VISTA.
    FELIZ NAVIDAD , MUCHA FELICIDAD Y MENOS MIEDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres conocer el nivel de tu fobia?

Haz este sencillo test y descubre cómo

¿Quieres conocer las últimas novedades sobre las fobias y la ansiedad?