Emetofobia

Emetofobia

Objeto fobígeno

Miedo a vomitar, aversión al propio vómito.

Tipo de fobia I

Específica

Tipo de fobia II

Entraría en la categoría de “otros”, y más concretamente en el apartado de fobias a nuestro propio cuerpo.

Fobias relacionadas

Fagofobia (miedo a atragantarse), pnigofobia y anginofobia (miedo a ahogarse)

La emetofobia es el miedo a vomitar, al vómito en sí (al propio o al de otra persona) o incluso a la idea misma de vomitar.

Es un trastorno de ansiedad que se podría englobar en la categoría de los muy incapacitantes, puesto que la emetofobia tiene que ver con algo intrínseco a nosotros, nuestro cuerpo.

La persona con emetofobia presenta los signos de un pico de estrés y ansiedad cuando siente ganas de vomitar (o lo imagina) tales como:

  • Palpitaciones
  • Aumento de la sudoración
  • Dolores de cabeza
  • Desvanecimiento

 

 

 

Estos síntomas son bastante comunes en las demás fobias, pero he dejado para el final dos síntomas que en el caso de la emetofobia resultan totalmente devastadores:

-Las náuseas y los mareos, y las alteraciones gástricas. 

Esto convierte a la emetofobia en un ciclo que parece no tener salida. Por una parte se tiene miedo a vomitar, y este miedo es el que provoca situaciones en las que vomitar es más fácil.

Ante esta fobia, la persona tiende a evitar a toda costa cualquier estímulo que pueda llevarle a sentir asco, o náuseas.

Y esto se empieza restringiendo los alimentos que ingieren y sustituyéndolos por otros menos susceptibles de provocarles estos efectos. Como se puede suponer, esta conducta puede agravar la fobia con algún otro trastorno alimentario.

Muchas personas con emetofobia tan sólo ingieren líquidos, en la idea de que estos son una forma segura de no sentir náuseas ni tener la posibilidad de atragantarse.

 

Sin embargo, esto no les protege en absoluto de su miedo a vomitar, puesto que aunque controlen su propia ansia, también les da un profundo asco y miedo el vómito ajeno.

Así pues, comienzan a evitar situaciones sociales donde pueda suceder esto: Sitios concurridos, celebraciones, autobuses, sitios donde haya niños…

Se han dado casos en los que una mujer ha desistido de ser madre simplemente ante la idea de que su bebé vomite, con la frustración que ello puede suponer.

¿Hay algún tratamiento eficaz para la emetofobia?

Afortunadamente sí lo hay, la superación de esta fobia es posible.

 Nuestro cerebro ha creado toda una red de pensamientos, de creencias, de reacciones alrededor de algo tan natural como puede ser el vómito (que no deja de ser una reacción del propio cuerpo para expulsar algo que considera dañino), y tal y como se aprendió todo este temor, podemos hacer que desaparezca.

Para ello, tenemos que establecer una comunicación eficaz con la parte de la mente que ha creado la emetofobia (la mente inconsciente) y hacer que las rutas neuronales que llevan a padecer esta situación, vuelvan a la normalidad para que el hecho de vomitar (o pensar en tal posibilidad) no active los disparadores de la fobia.

Si te interesa saber cómo se puede curar esta fobia (o cualquier otra) te invito a visitar mi página donde hallarás información sobre mi programa Serpa® en este enlace. Es un método por el que podrás dejar atrás tus fobias en un corto período de tiempo y sin sufrir.

WhatsApp chat