Teresa Llinás

¡Cómo crecen los niños! Si te asusta esto, aprende cómo gestionarlo.

Estos días, todas las redes sociales se han visto inundadas de fotos de niños en su primer día de colegio, con los consiguientes comentarios de los padres comentando lo orgullosos que se sienten.

 Sin embargo, detrás de alguna de esas publicaciones he podido detectar algún atisbo de pena o incertidumbre. Sin ir más lejos, mi propia hermana me trasladaba la inquietud que estaba sintiendo al dejar a su hijo en la guardería por primera vez.

 

Sentía algo entre pena y culpa por dejarlo "abandonado" en un sitio extraño. Y no era para nada la única en sentirse así.

Es cierto que el cambio de rutina de los hijos, puede suponer una confrontación con nuestras emociones. A nuestra mente le encanta que todos los días se parezcan; en esa rutina se siente cómoda y es capaz de gestionar las emociones, pues todo esta «en su sitio».

Es por esto que, al llegar estas ocasiones, te puedas ver descolocada y perdida. Te invaden sentimientos que no te gustan, y podrías entrar en un período de tristeza.

 

El miedo a ver crecer a tus hijos te pone frente a un espejo contigo misma.

Seguro que en esta lista encuentras alguna de las emociones que estás sintiendo:

  • Crecen demasiado rápido y pronto van a dejar de necesitarme.
  • El mundo de ahí fuera es peligroso para ellos y yo no voy a estar ahí.
  • Les van a hacer falta cosas que solo yo les puedo dar y no voy a poder.
  • Se van de mi lado.
  • Me voy a quedar sola.
  • Siento un vacío, porque antes toda mi vida giraba en torno a ellos, y ahora esto ha cambiado.

La clave para superar estos sentimientos es cambiar el punto de vista sobre ellos.

Para ayudarte con ello, aquí van tres consejos que te ayudarán.

3 consejos para superar el miedo a ver crecer a tus hijos.

  • Acepta que tus hijos "no te están dejando". Aunque vaya a haber una distancia física entre vosotros, ellos siempre van a ser una parte muy importante de ti.Y de ti depende crear unos vínculos que sean más fuertes que esta distancia y que les ayuden en su nueva etapa. No olvides que ellos lo viven de forma diferente, pero también les haces mucha falta.
  • Comprende que el miedo a ver cómo crecen a tus hijos es una parte natural de ser padres, y permite que ellos tengan sus propios sentimientos. No permitas que, además, carguen con ningún tipo de culpabilidad.
  • Pregúntate sinceramente si lo que estás sintiendo no está enmascarando un verdadero miedo a la soledad. Si es así, deberías hacer algo para superar este sentimiento

Una muy buena idea para canalizar todas estas emociones que te están invadiendo, es que plasmes todo lo que te salga del corazón en una serie de cartas dirigidas al yo futuro de tus hijos. No se trata de que queden bonitas,

simplemente has de sentarte a escribir sin pensar. Tienes que vaciar tu interior de esos sentimientos que tienes tan a flor de piel, hasta que sientas que todo lo que tenías dentro ha quedado plasmado en esos papeles.

No sólo lo negativo, sino también el orgullo que sientes al ver cómo está emprendiendo un nuevo camino hacia su nueva vida. Es un regalo precioso que te haces y que le harás a tu hijo en un futuro más o menos lejano.

Vas a ver en ti misma cuán poderoso es el efecto terapéutico de la escritura emocional.

 

El miedo a ver crecer a tus hijos tiene un lado bueno

Después de este ejercicio que te he propuesto, deberías estar preparada para ver el lado positivo de que tus hijos ya no dependan tanto de ti.

Ya sea cuando los dejas en la guardería por primera vez, o cuando se vayan a otra ciudad a comenzar la Universidad o a trabajar, piensa en todo el tiempo que vas a tener para estar contigo misma y hacer todas esas cosas que no has podido en tanto tiempo.

 Puedes comenzar a cultivar nuevas amistades, apuntarte a alguna actividad, aprender un idioma nuevo( y viajar para practicarlo).

 Si tienes pareja es el momento de retomar aquellos momentos que la vorágine del día a día os hicieron dejar a un lado.

Además, vas a ver cómo tu hijo también necesita sentir tu cariño más que nunca; no olvides que él también se enfrenta a una nueva época llena de incertidumbre. Serás su apoyo en esos momentos, aunque de forma diferente.

Ahora toca concentrarse en estas vivencias únicas que no volverán. Son realmente preciosas, así que no te despistes. Aprovecha para cultivar un vínculo con tu hijo que dure para toda la vida y le enriquezca.

 

Teresa Llinás-

superación de fobias

Si te ha gustado, comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres conocer el nivel de tu fobia?

Haz este sencillo test y descubre cómo

¿Quieres conocer las últimas novedades sobre las fobias y la ansiedad?