Teresa Llinás

¿No puedes disfrutar las vacaciones por tu miedo al agua?

Para la mayoría de las personas, el verano es igual a una combinación de viajes, relax, disfrute y… agua.

Ya sea en forma de mar, piscina, lago, río… el darse un chapuzón refrescante es sinónimo de felicidad y descanso.

Da igual donde pasemos las vacaciones, siempre van a tener este punto en común. Si te vas al interior, puedes disfrutar de innumerables ríos, lagos y embalses a lo largo de nuestra geografía, y si, por el contrario, eliges el mar… ¿qué te voy a contar? El agua va a estar presente todos y cada uno de tus días de asueto. 

Sin embargo, hay una pequeña parte de la población para la que ver acercarse el verano y las vacaciones significa ansiedad, manos sudorosas, pensamientos que se repiten una y otra vez… hasta el punto de querer renunciar a las vacaciones por algo que les ocurre y que no todo el mundo es capaz de entender.

 

"Tengo miedo al agua"

La acuafobia o acuofobia se manifiesta de muchas formas, hay personas que tienen miedo a que el agua les cubra la cabeza, otras personas entran en pánico al sentir que el nivel del agua va subiendo por su cuerpo, y a otras les aterra la simple idea de acercarse a una masa de agua (incluso una bañera)

En un 90% de los casos, las personas con acuofobia son plenamente conscientes de que el agua no constituye una amenaza real para ellos.

Es ciertamente improbable que a lo largo del tiempo la persona con fobia al agua pueda evitar esta. Más tarde o más temprano, máxime si se tienen hijos, habrá que enfrentarse con este miedo irracional al agua.

Ya sea por alguna experiencia traumática (puede ser hasta la típica broma infantil de sumergir al otro bajo el agua, o algo más serio) o por simple miedo a que ocurra algo mientras está en el agua y no poder ponerse a salvo, está claro que este es un miedo totalmente ilógico que debería ser tratado en el momento en el que constituya un problema.

¿Qué puedo hacer con el miedo al agua?

El primer paso para superar cualquier fobia es aceptarlo. Dejar de rechazarlo y de sentir vergüenza o cualquier otro sentimiento negativo con respecto a ello. Esto no es fácil, así que voy a ofrecer los tres mejores consejos para superar el miedo al agua:

  • No ocultarlo ni reprimirlo.

Lo peor que puedes hacer frente a una fobia es ocultarla mediante excusas. Diciendo que no puedes ir a la piscina y que vaya el resto de la familia. Poniendo el pretexto de que te sientes mal para no tener que ir a la playa.

Al contrario, tienes que hablar a las personas de tu círculo y explicarles, tranquilamente, que lo que sufres tiene nombre. Háblales del término acuafobia para que comprendan que hay más gente que lo sufre y que está catalogado como una fobia real

  • Busca ayuda. La fobia al agua es tratable.

Busca a un especialista en fobias que te ayude, o busca un curso que te enseñe a superar el miedo por ti mismo. También puedes tomar algunas clases sobre primeros auxilios acuáticos, para coger más confianza en ti mismo y saber que, si algo ocurriera mientras estás en el agua, serías perfectamente capaz de hacer frente a la situación.

  • Ejercicio para superar el miedo al agua.

Nosotros podemos ser también nuestro propio terapeuta. Te invito a intentar este pequeño ejercicio para que lo compruebes contigo mismo.

 

Siéntate en un lugar tranquilo donde dispongas de unos minutos sin que nadie te moleste.

Cierra los ojos, e inspira profundamente. Al soltar el aire, visualiza un número 10 delante de ti. 

Vuelve a inspirar, y al soltar, visualiza un número 9, y así sucesivamente. Cuando llegues a 0, estarás en un estado óptimo de relajación para realizar este ejercicio.

—————————————————

Lleva tu mente a un momento en tu vida pasada en el que lo pasaste mal en el agua.

Siente profundamente ese miedo durante unos momentos, y luego, con los ojos de la imaginación, pon esa escena en blanco y negro. ¿La tienes? Ahora coge esa escena con tus manos y arrójala al suelo. No juzgues, solo hazlo. 

Pregúntate cómo te sientes ahora, sin prejuicios y sin valoraciones lógicas. Puedes repetirlo más veces y verás como cambian tus percepciones.

Nuestra mente es capaz de cambiar las reacciones ante un estímulo. Hacer que lo que antes te daba miedo ahora ya no lo haga.

¿Qué puedo hacer con el miedo al agua?

Es normal un cierto grado de miedo ante el agua, sin embargo, cuando este miedo te obliga a hacer cambios en tu vida, pasa a ser una fobia. Si sufres este tipo de miedo irracional, busca a un especialista en fobias que te orientará para que la superes y puedas disfrutar de tu vida sin límites.

Si quieres más información sobre fobias, en teresallinas.com encontrarás mucho contenido para aprender sobre ellas y su superación.

Summary
¿No puedes disfrutar las vacaciones por tu miedo al agua?
Article Name
¿No puedes disfrutar las vacaciones por tu miedo al agua?
Description
Para la mayoría de las personas, el verano significa agua, arena, diversión, relax... sin embargo hay una pequeña parte de la población que es capaz de renunciar a sus vacaciones con tal de no enfrentarse a su mayor miedo; el agua.
Author

Si te ha gustado, comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres conocer el nivel de tu fobia?

Haz este sencillo test y descubre cómo

¿Quieres conocer las últimas novedades sobre las fobias y la ansiedad?